Ginecologia

Causas del quiste ovárico paraovarial y posibles complicaciones.

Pin
Send
Share
Send
Send


El quiste ovárico paraovarial de la izquierda es una cápsula redonda de una sola cámara con un contenido de líquido y una superficie plana. Puede formarse entre el ovario y la trompa de Falopio en el ligamento uterino. La cantidad de líquido en la cavidad del útero aumenta gradualmente, lo que provoca el estiramiento de sus paredes.

Definicion

Esta formación es una cavidad líquida, que consiste en una sola cámara. La forma parece una formación esférica u ovalada. El quiste paraovario izquierdo está localizado entre el ovario y la trompa de Falopio. Tiene conchas finas y su tamaño puede ser bastante diferente. La mayoría de las veces, el diámetro varía de 2 a 10 cm. El ozlokachestvlenie de esta formación es imposible. La enfermedad se presenta en niñas en edad fértil, pero a veces en niñas adolescentes.

A menudo, una neoplasia se diagnostica en una de las glándulas sexuales, pero también ocurre una lesión simultánea de dos ovarios. Como quedó claro, no solo hay un quiste paraovario en la izquierda, sino también en la derecha. Debido a la especificidad del suministro de sangre, es del lado derecho, más propenso a aumentar, y aparece una "pierna" con más frecuencia. La educación del lado izquierdo da síntomas menos obvios, ya que esta base se forma con menos frecuencia y crece más lentamente.

  • Quistes inmóviles que tienen un fondo ancho. Se consideran menos peligrosos, pero tienen la capacidad de crecer hacia la glándula reproductiva, las trompas de Falopio o el útero.
  • La formación serosa (móvil) está en una "pierna" delgada y tiene una pared de la cavidad. Se desplaza fácilmente y se gira, lo más frecuente es que se note con movimientos bruscos.

El quiste paraovario izquierdo se origina en el parafrón, un órgano embrionario que se activa en el momento del desarrollo intrauterino del sistema urogenital con una pérdida adicional de funciones básicas. La mayoría de las veces ocurre cuando la distribución de los tejidos de paraphron en el período reproductivo y la ausencia de vías de excreción en los túbulos embrionarios.

El líquido comienza a acumularse debido a:

  • trastornos menstruales,
  • desarrollo sexual precoz,
  • abortos frecuentes,
  • menopausia temprana
  • infecciones de transmisión sexual
  • inflamación crónica del sistema genitourinario,
  • larga estancia en el sol
  • uso de drogas hormonales,
  • visitas frecuentes a baños muy calientes,
  • Formación impropia de folículos.

Los principales signos de un quiste paraovariano en la izquierda pueden ocultarse y no manifestarse durante mucho tiempo. La mayoría de las veces, las primeras sospechas se arrastran en una mujer cuando el diámetro del tumor es de varios centímetros. El problema se hace sentir así:

  • constantemente o de vez en cuando la parte inferior del abdomen duele, y también da a la espalda baja,
  • una mujer a menudo siente la necesidad de ir al baño, y hay impulsos falsos,
  • Existe la sensación de que siempre hay algo de líquido en la vejiga.
  • el dolor depende del período de la menstruación, y también se intensifica con el esfuerzo,
  • hay frecuentes trastornos intestinales,
  • Cuando el quiste es lo suficientemente grande, el abdomen comienza a crecer, y de forma asimétrica.

¿Con qué médico contactar?

Por supuesto, este problema trata exclusivamente con el ginecólogo. Para hacer un diagnóstico correcto, el médico escuchará todas las quejas del paciente hasta el final y las marcará en la tarjeta de paciente ambulatorio, y luego observará a la mujer en la silla. Él examinará el útero y los apéndices para revelar un sello característico.

Luego, el médico realizará una encuesta e intentará averiguar la siguiente información:

  • A qué edad comenzó la menstruación,
  • ¿Hay violaciones del ciclo, y que
  • cuando habia dolor
  • Si el paciente está registrado por otros especialistas.
  • ¿Cuántos fueron abortos y embarazos?

Después de que se revelan las causas de un quiste paraovarial a la izquierda, un especialista determinará las pruebas de laboratorio de un frotis vaginal en la microflora y también le pedirá sangre y orina para determinar el tratamiento adicional. El paciente debe acudir a la ecografía de los apéndices y al útero. Si se descuida el caso, entonces puede ser necesaria la laparoscopia. Gracias a este método, puede examinar cuidadosamente el quiste y tomar una muestra para investigación.

Diagnósticos

De acuerdo con los síntomas descritos por los pacientes, es muy raro hacer un diagnóstico, por lo tanto, para mayor precisión, se utilizan los siguientes métodos de diagnóstico:

  • Examen ginecológico. El médico puede sugerir la presencia de un quiste paraovarial en la izquierda al detectar un útero claramente agrandado junto con los ovarios. Si sospechas de una patología, definitivamente nombrará exámenes adicionales.
  • Ultrasonido (ultrasonido): gracias a este método es posible detectar un tumor cerca del ovario y en los apéndices.
  • Laparoscopia: se inserta un tubo delgado en la cavidad abdominal junto con una cámara, gracias a lo cual es posible confirmar con certeza la presencia de un quiste, para revelar su ubicación, tamaño y forma.

Si el quiste paraovario izquierdo alcanza los 2,5 a 3 cm, debe eliminarse. Esta técnica se recomienda solo en el caso de su crecimiento activo y la formación de "piernas". Cuando el proceso no avanza, puede hacerlo sin cirugía, pero simplemente hacer un seguimiento de su dinámica.

El funcionamiento con la separación de la cápsula se puede realizar en varios casos.

La cirugía laparotómica es una opción de tratamiento sofisticada y suave que el cirujano elige si el tumor tiene un tamaño pequeño. Aunque en este momento este método se utiliza con grandes dimensiones del quiste. A través de incisiones limpias, se inserta un laparoscopio en la cavidad abdominal. Después de eso, una pequeña herramienta separa la cápsula con un monitoreo computarizado continuo.

La operación es casi sin sangre y menos traumática. No se requiere la extirpación del ovario y la recuperación demora aproximadamente 5 días. La principal contraindicación de este método es el asma, las adherencias, los tumores malignos, la hernia, la obesidad.

Puede extirpar un quiste mediante cirugía abdominal, en la cual se diseccionan las paredes abdominales. Se utiliza con mayor frecuencia para los tamaños significativos de un quiste de localización compleja y en el momento de su germinación en otros tejidos. La sección se realiza bajo anestesia general por encima del pubis. Esto a menudo requiere la extirpación del ovario. Tardará unos 10 días en recuperarse.

Medicina popular

Según los médicos, no tiene sentido tratar el quiste paraovario izquierdo, ya que no se resuelve por sí solo. Para removerlo, solo se utiliza intervención quirúrgica. Sin embargo, la medicina alternativa contiene muchas recetas y, según sus expertos, estos métodos ayudan a hacer frente a la patología.

  1. Sanguijuela (hirudoterapia): en este caso, tres sanguijuelas se fijan en las áreas problemáticas. Después de que aspiran la cantidad necesaria de sangre, los gusanos se caen. Luego las heridas resultantes se tratan con antiséptico. El curso general toma de 8 a 9 procedimientos que se llevan a cabo una vez cada 5 días.
  2. El tratamiento de un quiste paraovarial a la izquierda con remedios caseros implica el uso de un ungüento especial. Para su preparación se toma un vaso de aceite vegetal casero y cera de abejas (25 gramos). Después de mezclar, los componentes se calientan al fuego hasta formar espuma. A continuación, se añade la yema de huevo cocida. Todo esto necesita ser enfriado y recalentado hasta formar una espuma. Misa aplicada a los tampones y ponlos en la vagina.
  3. Un diente de ajo se perfora con una aguja y se sumerge en miel durante 3 horas. Después de sacarlo, se envuelve en una gasa y se introduce en la vagina toda la noche. En paralelo, se coloca una almohadilla térmica sobre el ovario problema. Este procedimiento se requiere diariamente, con la excepción de los días de menstruación.

Debe recordarse que con la enfermedad, ninguno de estos métodos se recomienda utilizar de forma independiente, para evitar complicaciones significativas. Dicha terapia está permitida solo después de consultar a un ginecólogo.

Quiste paraovario izquierdo y embarazo.

Las pequeñas formaciones no son una contraindicación seria para la concepción. Esta regla es válida si el problema se diagnosticó en una etapa temprana y existe la oportunidad de llevar a cabo la eliminación. Luego viene el proceso de rehabilitación y solo después de eso puede planificar un embarazo. Si se encontró un quiste en el momento en que el feto ya comenzaba a formarse, entonces la situación es diferente. Puede afectar la ubicación correcta del embrión e impedir la actividad genérica.

Los riesgos de formación de complicaciones aumentan, a saber, la rotura o torsión del ligamento Cuando un quiste es pequeño y no se desarrolla muy rápidamente, el médico puede recomendar no extirparlo. En este caso, los pacientes deben excluir cargas muy grandes y movimientos bruscos, usar una venda y evitar tomar baños lo suficientemente calientes.

Probables complicaciones y pronóstico

Si no cumple con las medidas preventivas o el tratamiento, la presencia de patología conlleva las siguientes consecuencias:

  • Torcer las "piernas": si el quiste es grande, tendrá una base alargada. En el caso de su torsión, la mujer siente un dolor insoportable, que no puede ser detenido por ninguna droga.
  • Supuración: se produce debido a una infección en el quiste. Después de esto, comienza el proceso inflamatorio, se forman líquido y pus. En este punto, hay un aumento de la temperatura, náuseas, fiebre y dolor abdominal severo.
  • Ruptura de la cápsula: es la complicación más grave en la que se diagnostica un dolor intenso e insoportable en una mujer. Ocurre debido al hecho de que hay más grupos en el quiste, por lo que sus paredes no se levantan y estallan. El contenido comienza a penetrar en la cavidad abdominal, se produce sangrado interno.

El quiste paraovarial no es un obstáculo para el embarazo. La mayoría de las veces, cuando se diagnostica una patología, los especialistas envían a una mujer para que la retiren. La probabilidad de recurrencia se minimiza. La intervención quirúrgica no afecta la fertilidad. Las excepciones son solo aquellos casos en los que se debe extraer el ovario.

Característica de un quiste paraovarial.

Un quiste paraovarial es una formación de pared lisa de forma ovalada o redondeada, de consistencia elástica resistente, ubicada en el costado o por encima del útero. Las paredes del quiste paraovarial son delgadas (1–2 mm) y transparentes, en su interior tienen un forro de epitelio plano, plano, cúbico y cilíndrico. Un quiste de vapor encierra un fluido acuoso, transparente y homogéneo con una gran cantidad de proteínas y un bajo contenido de mucina.

Una trompa de Falopio extendida pasa a lo largo del polo superior del quiste paraovarial, y un ovario se encuentra en la superficie inferior de fondo. El suministro de sangre de la formación abdominal se lleva a cabo por los vasos del mesenterio, las trompas de Falopio y los vasos propios de la pared del quiste. La pierna de un quiste paraovarial está formada por una hoja de un ligamento ancho, a veces por su propio ligamento del ovario y la trompa de Falopio.

El quiste paraovario está inactivo, crece lentamente y durante mucho tiempo puede tener un tamaño insignificante. La ampliación del quiste se produce debido a la acumulación de contenidos y estiramiento de sus paredes. El tamaño promedio de los quistes paraovariales sintomáticos es de 8 a 10 cm, en casos raros el tamaño de un quiste puede llegar a la cabeza de un recién nacido. Quistes paraováricos nunca malignos.

Inflamación del ovario y útero uterino (ooforitis, anexitis), enfermedades endocrinas (incluido el hipotiroidismo), desarrollo sexual precoz, terminación quirúrgica repetida del embarazo, ITS, anticoncepción hormonal no controlada, insolación (bronceado en camas de bronceado) puede contribuir al crecimiento y crecimiento de quistes paraovariales. o bajo el sol), hipertermia local (baños comunes calientes, calentamiento). Se observa una tendencia a un aumento en el quiste paraovarial durante el embarazo.

Síntomas de un quiste paraovarial

Los quistes paraováricos de tamaño pequeño (diámetro 0.5-2.5 cm) no tienen síntomas clínicos. Los síntomas generalmente aparecen cuando un quiste paraovarial alcanza un tamaño de 5 cm o más. Con el crecimiento de un quiste, se observan dolores periódicos o arqueados en el costado y el sacro que no están asociados con la menstruación y la ovulación, agravados por la actividad y el ejercicio y la detención espontánea.

La compresión de la vejiga o los intestinos causa trastornos disúricos, estreñimiento o necesidad frecuente de defecar, y puede haber una disipación y un aumento del abdomen. En algunos casos, en el fondo de los quistes paraováricos, se desarrollan trastornos menstruales e infertilidad. En las variantes complicadas de un quiste paraovarial (torcedura de las piernas, rompiendo la cápsula), se desarrollan síntomas de un abdomen agudo.

Tratamiento de un quiste paraovarial

En contraste con las formaciones de retención funcional del ovario (quistes del cuerpo lúteo, quistes foliculares), los quistes paraováricos no desaparecen. Un quiste paraovarial de tamaño pequeño asintomático se puede dejar bajo observación dinámica. Sin embargo, debido al hecho de que los quistes paraovariales se diagnostican en pacientes en edad reproductiva, a menudo son complicados y no siempre están correctamente diferenciados, en su aspecto, las tácticas quirúrgicas son preferibles: la enucleación del quiste. Además, se requiere la eliminación planificada de un quiste paraovarial antes de planificar un embarazo o FIV.

La extirpación de un quiste paraovarial se realiza generalmente durante la laparoscopia operatoria, y menos frecuentemente con laparotomía. En un curso no complicado de un quiste paraovarial, se diseca una valva anterior del ligamento uterino ancho durante la operación, y el quiste se expulsa del espacio intraligamentario. El ovario y la trompa de Falopio se retienen cuando enuclean un quiste paraovarial. Después de la eliminación de un quiste paraovarial, debido a las propiedades de retracción, la trompa de Falopio se contrae y adquiere su forma original. En casos excepcionales, es posible realizar la punción de observación de un quiste paraovarial con la aspiración de contenidos serosos y la introducción simultánea de alcohol en el mismo, lo que contribuye a la obliteración de la cavidad.

Complicaciones del quiste paraovarial.

Con el esfuerzo físico intenso, los cambios bruscos en la posición del cuerpo, la insolación excesiva o la exposición hipertérmica local, un quiste paraovarial puede complicarse por la torsión de la pierna, la supuración del contenido y la ruptura de la cápsula.

Cuando la torsión del quiste se tuerce, el ligamento uterino, los nervios y los troncos vasculares, y con frecuencia la trompa de Falopio, se sujetan. En este caso, se desarrolla una necrosis del quiste paraovarial, que se acompaña de un deterioro agudo de la salud: dolores colíticos en todo el abdomen, que no se alivian con el uso de analgésicos, tensión de la pared abdominal anterior, retención de gases, taquicardia, caída de la presión arterial, piel pálida, sudor frío pegajoso.

La supuración de un quiste paraovarial es causada por la deriva linfogénica o hematógena de la microflora patógena. Esta complicación se manifiesta con fiebre de t ° a 38-39 ºС, intoxicación, dolor difuso severo en el abdomen y vómitos. Al romperse un quiste paraovarial se observan los fenómenos generales de shock, dolores agudos y signos de sangrado interno. Todas las complicaciones de un quiste paraovarial requieren intervención quirúrgica de emergencia en volúmenes dictados por la situación clínica (por ejemplo, ooforectomía, anexectomía).

Pronóstico para quistes paraovariales

La concepción en el fondo de un quiste paraovarial es bastante probable, sin embargo, con un aumento en el útero y su salida más allá de la pelvis, los riesgos de torsión de las piernas del quiste aumentan. La realización de embarazos en pacientes con quistes paraovariales requiere un monitoreo dinámico constante del estado de la educación.

Después del tratamiento quirúrgico de un quiste paraovarial, no se observan recidivas, ya que los tejidos rudimentarios a partir de los cuales se forma la formación de los elementos se eliminan completamente. La ginecología moderna recomienda planificar el embarazo no antes de 3-4 ciclos menstruales después de la cirugía.

Características de la estructura

Se forma un quiste ovárico paraovarial durante el desarrollo fetal (así como un quiste dermoide), pero su formación no está asociada con razones genéticas, hereditarias. Crece lentamente.

Se encuentra principalmente en 10 a 15% de las mujeres en edad reproductiva 20 a 35 años, pero también se detecta en niñas de 10 a 14 años.

La cápsula quística paraovarial crece hacia el lado del útero debajo de la trompa de Falopio. Debido a esta peculiaridad anatómica, apareció otro nombre en la medicina: quiste paratubar (de para - debajo y tubar - tubo latino). En raras fuentes encontramos nombre - quiste peritubar. A diferencia del paraovarial, el quiste ovárico se localiza debajo de la glándula reproductiva.

El tamaño de la cápsula, cuando comienza a molestar a los pacientes, alcanza los 3–4 cm, pero tal formación se produce como un quiste ovárico gigante, que alcanza los 20–30 cm y llena toda la cavidad peritoneal. При этом деформируются связки матки, происходит сдавливание соседних органов, перекрытие кровотока в сосудах, что может вызвать некроз тканей, развитие нагноений, сепсиса. Крайне опасен разрыв гигантской структуры.

A diferencia de otras estructuras quísticas, un quiste paraovarial no se transforma en un tumor maligno, pero es inaceptable ignorarlo. Romper la cápsula y torcer las piernas son condiciones que amenazan la salud y la vida de una mujer.

Tipos de quistes paraovariales

Un quiste ovárico similar en las mujeres se diagnostica en el 90% de los casos en una de las glándulas sexuales, pero existe una lesión en ambos ovarios.

El quiste paraovario del ovario izquierdo se forma en las mujeres tan a menudo como en el tumor paraovarial derecho, pero los ginecólogos afirman que, de hecho, se encuentran más a menudo en el lado derecho, ya que es el apéndice derecho el que se suministra más activamente con sangre.

Debido a la especificidad del suministro de sangre, el quiste paraovarial del ovario derecho es más propenso a la ampliación, a menudo formando el pedículo. Por lo tanto, las complicaciones en forma de rotura, torsión de las piernas con mayor frecuencia se producen desde este lado.

El tumor paraovarial izquierdo "da" síntomas menos pronunciados, ya que forma la pierna con menos frecuencia y crece más lentamente.

El aumento de la educación paraovarial en las mujeres, así como la probabilidad de complicaciones, está relacionado con su estructura.

  1. La educación móvil serosa tiene una pierna delgada y paredes de una cavidad. Puede moverse fácilmente, girarse en la pierna, especialmente durante movimientos bruscos.
  2. Los tumores inmóviles con una base ancha sin piernas, que se consideran menos peligrosos, pero pueden crecer en el tejido de la glándula reproductiva, el útero y las trompas de Falopio.

Causas de la patología.

Aunque la neoplasia ovárica se forma en la etapa del embrión y el feto, los expertos han identificado varias causas básicas de un quiste ovárico paraovarial. Estos incluyen:

  1. Desequilibrio hormonal. Esta condición es característica de la pubertad (11 - 15 años), el embarazo, cuando se altera el equilibrio hormonal.
  2. Mal funcionamiento del sistema endocrino, incluida la patología de la glándula tiroides.
  3. Inflamación crónica de los apéndices, ovarios, trompas de Falopio.
  4. Aborto (espontáneo o artificial).
  5. Infecciones genitales.
  6. Menstruación precoz en niñas menores de 12 años, ciclo mensual irregular.
  7. Tratamiento con tamoxifeno en focos malignos de mama.
  8. Aumento del nivel de situaciones estresantes. De acuerdo con las observaciones y las estadísticas médicas, este factor causal es a menudo el factor principal para la progresión aguda de la formación quística paraovarial, especialmente durante la pubertad de pacientes jóvenes (12-16 años). Esta es una advertencia directa para los padres que deben estar especialmente atentos a las quejas de las niñas que son especialmente vulnerables durante este período.

Sintomatologia

Los síntomas de las formaciones ováricas están directamente relacionados con su tamaño. Con un diámetro pequeño (hasta 3 cm), los signos son leves o no se manifiestan. En este estado, el tratamiento no está prescrito. Cuando una neoplasia crece a 6–7 cm, aparecen los siguientes síntomas:

  • Dolores en la parte inferior del peritoneo (usualmente duele en un lado), en la parte inferior de la espalda, el sacro,
  • Sensaciones desagradables y dolorosas en el área del ano, recto, a menudo - entumecimiento,
  • dolor, ganas frecuentes y dolor al orinar debido a la compresión de una neoplasia quística muy crecida de la vejiga,
  • estreñimiento, falsa necesidad de defecación debido a la presión de un quiste paraovarial en el recto,
  • un aumento en el abdomen, si el tumor peritubar se vuelve grande, asimetría - con el crecimiento del nodo quístico por un lado,
  • Trastorno del ciclo mensual, problemas con la concepción.

Los dolores aparecen periódicamente, surgiendo y disminuyendo. Se observa que la intensidad del dolor aumenta después del esfuerzo físico, la tensión durante los movimientos intestinales, la intimidad.

No se observan conexiones con el ciclo menstrual.

Peligros y complicaciones

¿Qué es el quiste ovárico paraovarial peligroso?

Lo primero que debe recordar es no crear falsas ilusiones, ya que el quiste paraovario no desaparece espontáneamente ni con la ayuda de medicamentos y fisioterapia (que distingue la formación folicular del ovario del tumor ovárico).

Con un tamaño pequeño de formaciones, su presencia en el cuerpo generalmente no se siente, pero el crecimiento del nodo paraovarial causa ciertas complicaciones.
Hay tres condiciones críticas asociadas con un quiste paraovarial:

  1. Ruptura de la cápsula. Un aumento asintomático permite que el tumor crezca y explote. El contenido se vierte en la cavidad peritoneal, lo que causa su inflamación purulenta - peritonitis.
  2. Torcer las piernas. Una condición peligrosa que no depende del tamaño del tumor paraovarial, aunque más a menudo la pierna se forma a medida que la cápsula crece, y la estructura de la trompa de Falopio y el ligamento de la glándula reproductiva se incluyen en su estructura. Los vasos grandes se sujetan en el lugar de la torsión, lo que interrumpe el flujo de sangre.
    El cese de la irrigación sanguínea conduce a necrosis tisular (necrosis), supuración, peritonitis. Si la necrosis se propaga a los órganos adyacentes, se requiere su extirpación quirúrgica inmediata. Consecuencias naturales en este caso: disfunción ovárica, insuficiencia hormonal, adherencias, infertilidad.
  3. Infección del tejido del quiste paraovarial en la inflamación de los órganos reproductivos, seguida de supuración.

Los síntomas de rotura, infección, torcedura de piernas aparecen:

  • dolor abdominal bajo muy severo, generalmente
  • la tensión protectora del peritoneo en el área de la lesión, notable al intentar presionar, para sentir el abdomen,
  • Fiebre, náuseas, vómitos, como manifestaciones de intoxicación,
  • Taquicardia, caída de presión, pérdida de conciencia.

Es importante Existe una alta probabilidad de tomar estos signos para los síntomas de la apendicitis aguda.

Las complicaciones descritas se consideran condiciones de emergencia que amenazan la vida, por lo tanto, se eliminan solo con la ayuda de una cirugía de emergencia con la extirpación del ovario y el lavado posterior del peritoneo.

Además de estas condiciones críticas, la probabilidad de las siguientes complicaciones es alta:

  1. El crecimiento de un quiste en el tejido del ovario, trompa de Falopio, útero. En estos casos, daña los órganos, altera su trabajo, evita el embarazo. En su ruptura, supuración a menudo es necesario llevar a cabo la extirpación de un quiste paraovarial junto con la escisión de los órganos en los que ha crecido.
  2. Extracción de órganos adyacentes (intestino, ovario, útero, trompa de Falopio, vejiga) y vasos. Esto interrumpe su funcionamiento, lo que lleva a procesos inflamatorios purulentos, la expansión de las venas de la cavidad abdominal y las extremidades inferiores.
  3. Violación de la permeabilidad de la trompa de Falopio, lo que impide la concepción.

Padres de niñas

Un peligro particular es un quiste ovárico paraovarial que crece en niñas de 9 a 13 años de edad, ya que en la mayoría de los casos los padres no asocian las quejas de dolor del niño, el entumecimiento en el ano con patologías femeninas serias, dado que estos son solo signos de un trastorno intestinal o una inflamación del apéndice lento ( si la patología surge a la derecha).

Al mismo tiempo, los padres administran analgésicos a los niños y ni siquiera piensan que la niña debe ser mostrada de inmediato al ginecólogo pediátrico, y no al pediatra del distrito, que también puede pasar por alto las manifestaciones peligrosas.

En las niñas, las roturas de los nódulos paraovariales y las piernas torcidas no son infrecuentes debido a su alta movilidad (saltos, caídas frecuentes, bailes, juegos, actividades deportivas) y más que la longitud de los ligamentos ováricos que las mujeres adultas.

Mujeres esperando un hijo

El embarazo, debido a cambios hormonales drásticos en el cuerpo, puede acelerar el crecimiento de dicha educación como un quiste paratubar.

En la segunda mitad de la gestación, el riesgo de rotura y la probabilidad de torcer la pierna aumentan a medida que el útero en crecimiento comienza a mover o comprimir la cápsula quística paratubular.

La mejor prevención de estos procesos desagradables es una visita regular al ginecólogo, una ecografía y un examen en la etapa de planificación del embarazo.

¿Debo quitar un quiste paraovarial o puedo curarlo?

La terapia tradicional implica la eliminación de tales formaciones, si alcanzan los 2,5 a 3 cm, ya que otros tipos de tratamiento del nodo quístico no son efectivos.
Pero la extirpación de un quiste ovárico se recomienda solo con el crecimiento activo y la formación de las piernas, pero si el proceso no progresa, se requiere un monitoreo constante del comportamiento del tumor.

La operación con la separación de la cápsula de otros tejidos y su extracción se realiza en dos versiones:

  1. Operación laparotómica. El cirujano elige esta opción de tratamiento suave y sofisticado si el tumor quístico benigno es pequeño, aunque ahora también se realiza una laparotomía con una cantidad significativa de educación. Se inserta un laparoscopio, pequeños instrumentos quirúrgicos, en la cavidad abdominal a través de pequeñas incisiones, que separan la cápsula con un monitoreo constante por computadora. La operación es menos traumática, casi sin sangre. El ovario no se extirpa, el período de recuperación es de hasta 5 días. Contraindicaciones: adherencias, asma, hernia, tumores malignos de cualquier órgano, obesidad.
  2. Cirugía abdominal con disección de la pared abdominal. Se prescribe para grandes tamaños de quistes paraovariales, localización compleja, germinación en otros tejidos. Se realiza una incisión sobre el pubis bajo anestesia general. Puede ser necesario extirpar el ovario. El período de recuperación dura hasta 10 días.

¿Puedo quedar embarazada después de la cirugía?

No es necesario tener miedo de la extirpación del ovario debido a los temores de la incapacidad de tener un bebé. La fertilidad (la capacidad de concebir) se reduce, pero la probabilidad de quedar embarazada sigue siendo alta a medida que el segundo ovario continúa funcionando activamente.

La cuestión de la extirpación o preservación temporal de un quiste paraovarial en mujeres en estado de embarazo se resuelve solo de forma individual, teniendo en cuenta todas las características del curso del embarazo, el período, el tamaño de la educación, el grado de progresión y el análisis de los riesgos probables.

Causas del quiste paraovarial del ovario izquierdo

La enfermedad puede ser diagnosticada no solo en mujeres en edad fértil. El quiste ovárico paraovarial en la menopausia, así como en la adolescencia, aparece raramente, pero todavía sucede. Hay una serie de factores que pueden desencadenar esta enfermedad:

  • pubertad temprana
  • Procesos inflamatorios frecuentes y prolongados del sistema urogenital.
  • infecciones genitales no tratadas,
  • Abortos primarios y repetidos,
  • aborto involuntario
  • enfermedades del sistema endocrino
  • hormonas no controladas,
  • efectos de tomar ciertas drogas
  • situaciones estresantes frecuentes
  • cambio en el equilibrio hormonal
  • dieta poco saludable
  • La presencia de malos hábitos.

Las razones para el crecimiento de los quistes también incluyen el calentamiento sistemático, la exposición frecuente al sol, en el solárium.

Características de un quiste paraovarial izquierdo.

La educación tiene sus propias diferencias específicas de otros crecimientos quísticos. Su concha es mucho más delgada que la de otras neoplasias, pero más elástica y más fuerte. El quiste paraovario puede crecer en la pierna, y sin él. El quiste paraovario de la izquierda se forma con mucha menos frecuencia que el de la derecha, pero puede aparecer en ambos ovarios a la vez. No tiene signos pronunciados, y solo se puede detectar con un examen especial. Cuando su tamaño alcanza más de 9 cm, el quiste comienza a ejercer presión sobre los órganos cercanos. Pronto, la mujer tiene micción frecuente o dolorosa o estreñimiento.

Quiste paraovarial izquierdo durante el embarazo

Cada futura mamá, cuando se encuentra una neoplasia, inmediatamente comienza a preocuparse por la salud del bebé y se interesa por el impacto negativo del quiste en el embarazo. Los médicos confían en que este diagnóstico no afecta al feto ni a la salud de la mujer. Sin embargo, si se detectó una neoplasia antes del embarazo, debe eliminarse de inmediato. Después de la cirugía, el cuerpo necesita al menos un año para recuperarse del estrés y recuperarse. Cuando se detecta un quiste durante el embarazo, no se prescriben medicamentos, ya que este tipo de educación se trata solo con la ayuda de una cirugía o por medios no tradicionales.

Clasificación

El quiste paraovario es de estos tipos:

  • Educación móvil serosa: aquellas que se mueven fácilmente, tienen una pierna delgada y paredes relativamente frágiles. Este tipo de quiste suele tener un tamaño impresionante.
  • Las formaciones fijas son menos peligrosas que moverse, pero también pueden crecer hasta alcanzar un gran tamaño.

Complicaciones de los quistes paraovariales.

Normalmente la enfermedad no se hace sentir. Muy a menudo, las molestias en la parte inferior del abdomen se producen con el aumento de la actividad física, los cambios repentinos en la posición del cuerpo, mientras que en un salón de bronceado o al sol.

Las siguientes complicaciones pueden ocurrir:

  1. Torsión de las piernas del quiste. Hay una contracción de los ligamentos uterinos, nervios y terminaciones vasculares. Como resultado, la necrosis de la formación quística comienza, la condición general de la mujer empeora. Hay dolores espasmódicos en el abdomen, que son difíciles de aliviar al tomar analgésicos, una sensación de fuerte presión en la parte anterior del abdomen, se acumula gas, comienza la taquicardia, baja la presión, aparece sudor, la piel se vuelve pálida.
  2. Inflamación del quiste. Causado por infección en la microflora. Hay fiebre, dolor abdominal intenso, vómitos,
  3. Ruptura de quistes. La condición más grave, ya que puede conllevar una hemorragia interna excesiva, dolor intenso, pérdida de conciencia, conmoción dolorosa y muerte.

Tratamiento del quiste paraovarial izquierdo.

El tratamiento es prescrito únicamente por un ginecólogo. Es una terapia individual para cada mujer. Esto se basa en el tamaño de la neoplasia, la edad del paciente y la salud general. Si la formación quística es pequeña e inconveniente, no se requiere un tratamiento especial. Los pacientes con esta dolencia son examinados sistemáticamente por su médico, ya que el crecimiento del quiste debe ser controlado estrictamente por un especialista.

Las formaciones de tamaño mediano o grande, que causan síntomas pronunciados, requieren una intervención quirúrgica inmediata. Existen varios tipos de tratamiento quirúrgico:

  1. Laparoscopia El procedimiento se realiza con equipo especial. Se hacen tres pequeñas incisiones en la cavidad abdominal a través de la cual se insertan los manipuladores y la cámara con una linterna. Con la ayuda de una cámara, un médico puede observar en la pantalla todo lo que sucede dentro. Con la ayuda de manipuladores, extrae un quiste.
  2. Laparotomia Cirugía abdominal normal. Se realiza una incisión en la pared abdominal del paciente, que se sutura al final de la operación. La ventaja de este método es que el médico puede ver con sus propios ojos la imagen completa de la enfermedad. Durante una laparotomía, el vaso puede reventar y el sangrado se abrirá. En este caso, el barco es cauterizado o cosido.

Ambos tipos de cirugía se realizan bajo anestesia general. Las consecuencias de la operación pueden ser dolor intenso o sangrado. En este caso, se recetan analgésicos, el paciente permanece bajo supervisión médica durante mucho tiempo.

Tratamiento de los remedios populares.

Muchas mujeres usan la medicina alternativa para el tratamiento. El tratamiento con estos agentes se lleva a cabo durante mucho tiempo, alrededor de tres a cuatro meses.

Recetas comunes de la medicina tradicional para combatir las neoplasias paraovariales del lado izquierdo:

  1. Velas de ajo y miel. Pelar un diente grande de ajo, hacer varios cortes con la punta de un cuchillo. Sumergir el ajo en miel espesa y dejarlo durante 2-3 horas. Luego, consigue, envuelve un vendaje estéril y entra en la vagina, déjala toda la noche. Al ir a la cama, necesitas poner una almohadilla térmica en el lado izquierdo. El procedimiento se realiza todos los días. Durante la menstruación tomar un descanso. Después de 2 meses hacer un ultrasonido,
  2. Bigote de oro Esta maravillosa planta ayuda en el tratamiento de muchas enfermedades, el quiste es una de ellas. 3-4 brotes de bigotes dorados cortan o trenzan finamente a través de una picadora de carne. En la masa resultante agregue una cucharada de miel espesa fresca, mezcle bien. Tome una pequeña mezcla, envuélvala en un vendaje estéril y colóquela toda la noche. Extienda el lado izquierdo con la misma mezcla, ponga polietileno encima, envuelva. El procedimiento debe realizarse a la hora de acostarse. En la mañana, retire la compresa, saque un tampón y sostenga la decocción de salvia. Caldo: 2-3 cucharadas. l hojas secas de salvia vierta un vaso de agua hirviendo y cocine en un baño de agua durante 15-20 minutos. Luego, enfríe el caldo, cuele, diluya un poco con agua y realice el procedimiento de lavado. La terapia se lleva a cabo de acuerdo con este esquema: 2 semanas de tratamiento - 2 semanas de descanso - tratamiento. Después de 3 meses, el quiste debe desaparecer,
  3. Propóleos. Muy popular esta herramienta se utiliza en mujeres con menopausia. Sostenga previamente un pedazo pequeño de propóleo en el congelador durante aproximadamente 2 horas. Después de eso, se volverá frágil y se puede rallar fácilmente. Derrita 100 g de mantequilla en un baño de agua y agregue propóleo triturado. En la mezcla resultante, humedezca abundantemente una gasa e insértela en la vagina durante la noche. También se recomienda masticar un pequeño trozo de propóleo cada mañana. Esto fortalecerá la vitalidad del cuerpo y acelerará la recuperación.

¿Qué es un quiste paraovarial?

Macroscópicamente: es una formación de cámara única redondeada llena de un fluido seroso transparente homogéneo. Толщина стенок прозрачной капсулы, состоящих из соединительной ткани, гладкомышечных волокон и сосудов, небольшая (около 1 — 2-х мм).La cápsula está cubierta en el exterior con una capa de epitelio celómico, en el interior, con epitelio plano, cúbico y ciliado. La capa interna de la cápsula también incluye fibras musculares y vasos translúcidos en ella.

La formación se localiza en el ligamento ancho del útero, frente o sobre el ovario. De ahí el origen del nombre - "pareja" - cerca, "ovario" - ovario. Sobre el polo superior del quiste está la trompa de Falopio. Por lo general, el tamaño del primero es de 1 a 10 cm. En raras ocasiones, hay quistes gigantes que ocupan la cavidad pélvica e incluso toda la cavidad abdominal. En tamaños considerables, se forma una elongación de una parte de una de las dos hojas del ligamento uterino ancho, a partir de la cual se forma la pierna del perioacum, que también incluye la trompa de Falopio.

La causa de la formación y manifestaciones clínicas.

El quiste paraovario se forma a partir de paraophoron. Este último es un órgano embrionario rudimentario ubicado en el espesor del ligamento ancho cerca del ovario y el útero y consiste en un conducto y túbulos cerrados que se extienden desde él. Durante el período de desarrollo intrauterino del feto, participa en la formación de los órganos urogenitales, después de lo cual pierde su valor y, después de dar a luz al niño, no desempeña ninguna función en el cuerpo de la mujer.

Las razones para la aparición de un quiste ovárico paraovarial son una violación de la diferenciación tisular en el proceso de formación del sistema urogenital a partir del germen del embrión. Su mayor desarrollo se produce en la edad reproductiva de las mujeres. La acumulación de líquido con el aumento de tamaño puede ser activada por los siguientes factores:

  1. La pubertad prematura.
  2. Violaciones del ciclo menstrual de diferente naturaleza, de larga duración sin la corrección necesaria.
  3. Violaciones de la función de las glándulas endocrinas, especialmente de la glándula tiroides (hipotiroidismo, hipertiroidismo).
  4. El aborto repetido.
  5. Inflamación crónica de los ovarios y trompas de Falopio (ooforitis, salpingitis, anexitis).
  6. Procesos inflamatorios latentes o lentos de los órganos genitales internos causados ​​por patógenos infecciosos de transmisión sexual.
  7. Medicamentos anticonceptivos orales hormonales no controlados.
  8. El sobrepeso o la pérdida repentina del cuerpo asociada con la adherencia inadecuada a las dietas en ayunas y con hambre con el propósito de perder peso.
  9. Radiación solar excesiva, así como la realización inadecuada de procedimientos térmicos o de fisioterapia en el área pélvica.
  10. El exceso de ejercicio frecuente y el exceso de trabajo mental prolongado.

¿Qué es el quiste paraovarial?

El quiste paraovario del ovario es una neoplasia benigna que se forma a partir de los apéndices del ovario (paraovario). El tumor se encuentra en el ligamento uterino, entre el ovario y la trompa de Falopio.

El tumor tiene una cámara y se desarrolla como resultado de la acumulación de líquido en el paraovario, que, a su vez, consiste en pequeños túbulos no funcionales que se agrupan en un conducto grande.

A diferencia de otros tipos de quistes, el paraovarial tiene una cápsula delgada de mayor elasticidad y fuerza, aumenta con la acumulación de grandes cantidades de líquido, se caracteriza por un crecimiento lento.

Puede ocurrir en ambos lados o en un lado, con un tamaño considerable (más de 8-9 cm) que ejerce una mayor presión sobre los órganos pélvicos, como resultado de lo cual se desarrolla un cuadro clínico pronunciado.

El peligro de tal neoplasia es la posible ruptura de la cápsula, el desarrollo de un proceso purulento y también la torsión de la pierna.

El quiste paraovario izquierdo es bastante raro, no provoca el desarrollo de un complejo sintomático y prácticamente no es propenso al crecimiento.

Dichos tumores se detectan solo durante el paso de exámenes profilácticos, incluida la ecografía de los órganos pélvicos. El quiste paraovario del ovario izquierdo puede aumentar ligeramente, pero nunca crece a un tamaño peligroso.

El quiste paraovarial del ovario derecho se encuentra en la mayoría de los pacientes, lo que está relacionado con las peculiaridades del sistema de suministro de sangre y la inervación del órgano derecho.

El quiste paraovarial de la derecha es una formación de tumor caracterizada por un crecimiento lento, pero si no se trata, puede llegar a ser grande y ejercer presión sobre los órganos circundantes. Tumor del epidídimo del ovario para crecer en el tejido del útero.

Causas de la neoplasia

La razón principal para la formación de una sola cámara a partir del paraovario es una violación de la formación de túbulos del epidídimo de los ovarios durante el período de desarrollo prenatal del feto.

Como resultado, no hay conductos en los túbulos, por lo tanto, el líquido excretado se acumula en los apéndices. Esto conduce a la formación de un quiste paratubar de una sola cámara.

Los siguientes factores de riesgo pueden provocar la formación de un quiste paraovarial ubicado cerca de la trompa de Falopio:

  • trastornos hormonales, en particular enfermedades del sistema endocrino (hipertiroidismo),
  • aborto
  • trastorno del desarrollo folicular,
  • pubertad prematura.

Signos de neoplasia

Los primeros signos y síntomas de un quiste paraovario se manifiestan de la siguiente manera:

  • Hay un dolor periódico en el lado del personaje que se arquea o se queja,
  • malestar y dolor en el sacro,
  • trastornos de la micción,
  • ganas frecuentes de defecar o incapacidad para vaciar los intestinos,
  • un aumento significativo en el aumento del abdomen desde su ubicación,
  • Violación de la menstruación.

Con el desarrollo de complicaciones en forma de rotura de las paredes de la cápsula o torceduras de las piernas, se desarrolla el cuadro clínico del abdomen agudo. Con un tumor grande sin tratamiento, se produce infertilidad.

Laparoscopia

La laparoscopia es un método moderno de bajo impacto que permite la extracción de un quiste paraovarial con un riesgo mínimo. La operación es la siguiente:

  • Se hacen tres pequeñas incisiones en la parte inferior del abdomen (no más de 5 mm),
  • Las herramientas para la visualización de imágenes se insertan a través de incisiones; también se utilizan para eliminar la formación de ovarios paraovariales.
  • después de la cirugía hay cicatrices discretas,
  • Los riesgos de desarrollar complicaciones como infección y sangrado son menores,
  • La cirugía para extirpar el tumor se realiza bajo anestesia general.

Tratamiento de drogas

El tratamiento de un quiste paraovarial se realiza principalmente mediante cirugía. Sin embargo, en algunos casos se requiere el uso de medicamentos para normalizar el sistema hormonal, eliminar procesos inflamatorios (Ibuprofeno, Voltaren) y matar microbios.

Los medicamentos se utilizan en el desarrollo de la clínica de la enfermedad para eliminarla y prevenir complicaciones.

Remedios populares

El tratamiento de los quistes ováricos sin cirugía implica el uso de recetas para la medicina tradicional que mejoran el funcionamiento de los órganos urogenitales de una mujer, eliminan la inflamación y ayudan a retardar la progresión del tamaño del tumor.

Las recetas tradicionales se usan solo con el permiso del médico tratante.

En las enfermedades de los órganos reproductivos, se recomienda tomar decocciones de la raíz de diente de león, la hierba uterina, el pincel rojo y el gaulteria.

Las plantas secas y trituradas se vierten con agua caliente y se mantienen en un baño de agua por hasta 15 minutos, después de lo cual insisten bajo la tapa durante otra media hora. Tome los caldos varias veces al día, 1/3 taza durante 20 minutos antes de las comidas.

Homeopatía

La efectividad de los remedios homeopáticos hasta la fecha no ha sido probada, pero dichos medicamentos consisten en sustancias biológicamente activas y se usan para tratar muchas enfermedades.

La elección de una herramienta en particular depende de las características individuales del organismo, el tamaño del tumor, la gravedad de los síntomas. La homeopatía es prescrita por un especialista calificado para evitar el desarrollo de reacciones alérgicas y complicaciones.

Para dolores severos, se prescribe Berberis 3, que tiene alcaloides. Apis se utiliza para tratar los desequilibrios hormonales en el cuerpo femenino.

Prevención y pronóstico.

Un quiste ovárico paraovarial no representa un peligro para una mujer, no es propensa a la malignidad (el crecimiento de células sanas en células malignas). Los tumores de tamaño pequeño no causan molestias y no afectan el sistema reproductivo.

Después de la extirpación de las neoplasias, el pronóstico es favorable; por regla general, no hay complicaciones, la mujer vuelve a su estilo de vida habitual. La función reproductiva se conserva, y la planificación del embarazo es posible en el futuro.

La prevención de la enfermedad es una visita regular al ginecólogo para someterse a un examen de rutina: al menos una vez al año.

Comentarios de mujeres sobre la extirpación de quistes

Según las revisiones de pacientes que comparten su experiencia en la remoción de tumores del paraovario, se puede concluir que la operación se lleva a cabo en tres etapas: el primer día es una encuesta y preparación para la operación, la segunda es el procedimiento, la tercera es un examen y el alta.

Según las mujeres, los quistes paraováricos de gran tamaño deben eliminarse de manera oportuna. Dicho tratamiento es necesario, especialmente antes de planificar el futuro para concebir un hijo.

Características de la patología durante el embarazo y durante la menopausia.

Durante el embarazo, el quiste paratubular no afecta negativamente al feto, pero a medida que se desarrolla el embrión, el útero aumenta, lo que comienza a comprimir el tumor.

Como resultado, aumenta el riesgo de torsión de la pierna con el posterior desarrollo de dolor intenso en la parte inferior del abdomen. Esta situación requiere intervención quirúrgica urgente.

En las mujeres durante el período de la menopausia, la formación de un paraovario a menudo se desarrolla en el fondo de la alteración hormonal del cuerpo o como resultado de procesos infecciosos de los órganos urinarios transferidos previamente. El proceso patológico puede agravar los síntomas climatéricos.

Las tácticas de tratamiento dependen del tamaño del tumor, las características individuales del cuerpo de la mujer y las enfermedades asociadas.

El efecto de la patología sobre la posibilidad de quedar embarazada.

Estas formaciones serosas no afectan el funcionamiento del sistema reproductor femenino, por lo tanto, la capacidad de concebir y llevar a un bebé sano permanece.

A pesar de la benignidad de un tumor paraovarial, la acumulación de una gran cantidad de líquido contribuye a su crecimiento, lo que posteriormente causa síntomas desagradables y, sin medidas terapéuticas, puede provocar el desarrollo de complicaciones graves.

Las visitas regulares al ginecólogo permitirán la detección oportuna de la patología y el tratamiento necesario.

Características distintivas de un quiste paraovarial

Un quiste paraovarial se conoce como neoplasias de retención, es decir, lleno de líquido. Además de funcional, dicho quiste se forma al estirar el tejido del ovario (más precisamente, el apéndice, un tubo penetrado por los vasos que se extienden desde él).

Pero hay diferencias significativas en el desarrollo de estos tumores:

  1. Los quistes funcionales se forman en el propio ovario (folicular, en la vaina del folículo y en el cuerpo amarillo). El quiste ovárico paraovarial se encuentra al lado del ovario, entre éste y la trompa de Falopio.
  2. También se distingue de los funcionales por el hecho de que no se puede resolver, su desarrollo no está relacionado de ninguna manera con los procesos del ciclo menstrual.
  3. Una neoplasia paraovarial es siempre de cámara única, ya que se forma directamente sobre el desbordamiento de este conducto único, que tiene una pared elástica delgada. En contraste, se pueden formar varias cámaras en las paredes gruesas de otros quistes ováricos.
  4. Paravarial se diferencia de los quistes endometrioides y dermoides (formaciones tumorales en la superficie del ovario) por el hecho de que nunca degenera en cáncer.
  5. Su educación no tiene conexión con las características genéticas del organismo. La patología no se hereda.

La mayoría de las veces se encuentra en mujeres en edad reproductiva (20-40) años, pero a veces crece alrededor del ovario en las niñas al comienzo de la pubertad o en mujeres premenopáusicas (después de 45 años, generalmente no se detectan). Los dramáticos cambios hormonales que ocurren durante estos períodos pueden contribuir al crecimiento de la neoplasia. Se produce un gran cambio en la proporción de hormonas en el cuerpo después del inicio del embarazo y, a menudo, hay un aumento en los quistes ováricos paraovariales que antes no se notaban. Su diámetro puede alcanzar los 15-20 cm.

Tumores paraováricos asociados al cuerpo del pedículo ovárico. Dependiendo de la posibilidad de su movimiento, se distinguen los quistes móviles (que tienen una pierna larga y delgada) e inmóviles (ubicados en una base amplia).

Por lo general, se encuentran en un ovario, pero se pueden formar en ambos a la vez. El quiste del ovario derecho es más común, ya que su suministro de sangre y actividad fisiológica es mayor que el de la izquierda. En ella suelen formarse formaciones móviles, que a veces crecen rápidamente, se inflaman y causan la aparición de complicaciones. El quiste del ovario izquierdo suele estar inactivo y se desarrolla más lentamente.

Causas de los tumores paraovariales

La causa es un trastorno congénito del desarrollo del ovario, una formación inadecuada del apéndice durante el crecimiento del embrión. Este fenómeno es muy raro. Un pequeño quiste paraovarial (con un diámetro de varios mm) puede estar en su infancia durante mucho tiempo. Sin embargo, es imposible predecir cómo se desarrollará aún más. En algunos casos, comienza a crecer rápidamente, lo que conduce a complicaciones.

El crecimiento y desarrollo de los quistes ováricos paraovariales contribuyen a:

  • trastornos hormonales causados ​​por enfermedades de los ovarios, la glándula tiroides y otros órganos endocrinos, diabetes mellitus, abortos, tratamiento hormonal, estrés,
  • inicio temprano del desarrollo sexual
  • inicio temprano de la premenopausia,
  • Enfermedades infecciosas e inflamatorias de los ovarios, trompas de Falopio (salpingooforitis), que pueden conducir a la modificación de su superficie, deterioro de los tejidos,
  • Traumatismos en los órganos genitales internos durante abortos, procedimientos ginecológicos,
  • Exposición al calor en la parte inferior del cuerpo (durante la recepción de baños calientes, permanecer en la sauna, en la playa, así como durante los procedimientos térmicos terapéuticos).

Extirpación quirúrgica

Este es el principal método de tratamiento. Extraiga un quiste ovárico paraovarial mediante laparotomía o laparoscopia.

Durante la laparotomía, se hace una incisión sobre el pubis, el quiste se expulsa de su cápsula (se realiza la enucleación), después de lo cual la cavidad se trata con alcohol. Las paredes se pegan y la neoplasia desaparece. La operación se realiza bajo anestesia general, el paciente está en el hospital durante varios días. Después de la curación, queda una pequeña cicatriz en la piel.

Más suave es el método de laparoscopia, en el que el quiste se extrae mediante punciones en la pared abdominal. El proceso de curación es mucho más rápido, solo quedan pequeños rastros en la piel del abdomen en el lugar de la punción.

El último logro de la cirugía es la "laparoscopia robótica", en la que todas las manipulaciones se llevan a cabo con la ayuda de la robótica. Esto asegura la máxima precisión del tratamiento quirúrgico en cualquier ubicación de las neoplasias.

Adición: Después de la extirpación de un quiste paraovarial de cualquier manera, no hay recurrencia. Para que la recuperación sea más rápida, los médicos recomiendan que el paciente se abstenga de realizar procedimientos térmicos, levante objetos que pesen más de 3 kg, practique deportes y tenga relaciones sexuales durante 1 mes después de la operación.

Pin
Send
Share
Send
Send