Entradas Populares

La Elección Del Editor - 2020

Leucoplasia vesical: patología oculta

En este artículo hablaremos sobre cómo tratar la leucoplasia vesical. También se considerarán los síntomas y causas de la patología. Teniendo en cuenta el rango de posibles enfermedades del sistema urinario, que puede conducir a la interrupción del acto de orinar, no se puede dejar de mencionar una condición como la leucoplasia vesical. A menudo, los pacientes pueden someterse a una terapia repetida, pero al mismo tiempo completamente ineficaz con fármacos antibacterianos, vinculando sus molestias con la cistitis crónica a menudo recurrente.

El médico prescribe el tratamiento, basado principalmente en las quejas del paciente, pero, como regla, no se realizan suficientes estudios instrumentales. Bajo un diagnóstico como leucoplasia de la vejiga, entienda los procesos de larga duración de naturaleza inflamatoria, en los cuales el reemplazo focal de la capa epitelial de transición por las células del epitelio escamoso tiene lugar en el cuerpo.

Características de la patología

En presencia de leucoplasia de la vejiga en el proceso de degeneración celular, existen áreas de queratinización que no pueden proteger la vejiga de los efectos irritantes de los componentes químicos que componen la composición urinaria. Esta enfermedad es mucho más frecuente en la población femenina que en los hombres. Existe una conexión directa de este hecho con las peculiaridades de la estructura anatómica de la uretra, que en las mujeres es muy amplia para facilitar la penetración de diversos tipos de agentes infecciosos. Debe recordarse que este proceso es una condición precancerosa y, en el caso de su larga existencia, puede dar lugar a neoplasias malignas.

Causas de la patología.

La leucoplasia vesical es una enfermedad multifactorial. Para el inicio de esta enfermedad, es necesaria la presencia de varias causas que pueden desencadenar un mecanismo patogénico. Los factores internos endógenos incluyen las siguientes razones:

  • La presencia de trastornos hormonales que están asociados con un aumento o, a la inversa, con una disminución en la cantidad de estrógeno en la sangre.
  • La presencia de anomalías en el desarrollo del sistema urinario, que, por regla general, se establecen en la etapa embrionaria.

Los factores externos incluyen los siguientes factores:

  • El proceso de introducción de agentes bacterianos en el tejido de la vejiga y otras estructuras del sistema urinario con el desarrollo posterior de procesos inflamatorios.
  • El papel de las infecciones virales ha sido probado. En particular, esto tiene que ver con el virus del papiloma, que es capaz de alterar las células de transición del epitelio, lo que desencadena el proceso de su regeneración.
  • Muy a menudo, las causas de esta enfermedad están asociadas con la presencia de objetos extraños en la vejiga. El daño a las paredes de este órgano, que se produce debido a las piedras en movimiento, también puede verse afectado.
  • Tales procesos pueden deberse a la exposición a sustancias con actividad carcinógena. No se excluye la aparición de complicaciones debidas a la radioterapia.
  • La presencia del sexo promiscuo. Esto, a su vez, conduce al intercambio de una amplia variedad de cepas de microorganismos entre los socios, incluyendo la clamidia patógena, tricomonas, y así sucesivamente.
  • A menudo, este proceso doloroso se origina en personas debilitadas que toman un curso de tratamiento inmunosupresor.
  • El papel del estrés y los trastornos psiconeuróticos, así como las situaciones de conflicto, se ha demostrado científicamente. Además, la falta de sueño a largo plazo y la falta de descanso adecuado de una persona pueden afectar.

¿Qué es esta enfermedad a nivel celular?

Si consideramos el cuadro morfológico de este proceso patológico, en su desarrollo, la leucoplasia de la vejiga puede pasar por varias etapas:

  • En la primera etapa, el epitelio monocapa es reemplazado por células multicapa. En este contexto, la estructura de datos de las celdas permanece absolutamente normal.
  • El proceso de regeneración de la estructura de las células escamosas comienza junto con la muerte prematura de las células sanas.
  • El tejido alterado sufre queratinización y se forman placas.

En el contexto de la leucoplasia de la vejiga en las mujeres, la queratinización plana puede ocurrir junto con un crecimiento verrugoso o lesiones caracterizadas por una superficie erosionada. Cada forma de la enfermedad se caracteriza por diferentes síntomas y determina la gravedad del estado de salud del paciente. Así, además del componente inflamatorio, esta enfermedad incluye un cambio esclerótico en las paredes del órgano, lo que conduce a una violación de sus funciones contráctil y reservorio.

¿Cuáles son los síntomas de la leucoplasia vesical?

Síntomas de la patología.

En general, los síntomas de esta enfermedad son muy similares a los de la clínica de cistitis. Esto se debe al hecho de que en el fondo de la leucoplasia, también hay procesos de inflamación de los tejidos de la vejiga, junto con la interrupción del órgano. Cabe señalar que el tipo escamoso de esta enfermedad puede ser completamente asintomático durante mucho tiempo, mientras que el verrugoso o erosivo empeora significativamente la salud del paciente, lo que lleva a un trastorno disúrico pronunciado.

El síntoma más común de la leucoplasia vesical es el dolor asociado con la micción. Además de esto, los pacientes tienen otros síntomas típicos, que incluyen los siguientes:

  • Ir al baño solo puede brindar un alivio temporal, ya que después de unos minutos, la persona nuevamente tiene un deseo insoportable de orinar lo antes posible.
  • El desarrollo de la leucoplasia vesical puede ir acompañado de dolor intenso durante el vaciado, y muy a menudo hay una sensación de ardor con una sensación de corte.
  • Hay quejas sobre la persistente sensación de desbordamiento de la burbuja. Esto deja a las personas fuera del ritmo habitual de la vida, obligándolas a permanecer lo más cerca posible del inodoro.
  • Durante la micción solo pueden sobresalir unas pocas gotas. Esto se debe al hecho de que una gran cantidad de orina no se acumula en el órgano irritado.
  • Constantemente presentes hay dolores persistentes o dolorosos en la parte inferior del abdomen, que pueden disminuir si el paciente toma una posición suficientemente cómoda.
  • Tener relaciones sexuales trae una sensación de incomodidad junto con sensaciones dolorosas que abandonan el perineo y el área anal.
  • A menudo, los pacientes notan cambios en el sedimento urinario, que se vuelve de color fangoso. Es posible la aparición de trazas de sangre o inclusiones floculentas.

Los síntomas y el tratamiento de la leucoplasia vesical están interrelacionados.

Posibles complicaciones

Si esta enfermedad no se cura a tiempo, surgirán los requisitos previos para la transformación maligna. Tal desarrollo no se excluye, ya que hoy en día no hay evidencia irrefutable de la participación o no participación de estos procesos patológicos en las transformaciones oncológicas de los tejidos. Además, las áreas de queratinización pueden apagar completamente esta área del cuerpo del trabajo, en este sentido, existe una amenaza de violaciones de las funciones del reservorio de la vejiga.

Diagnósticos

La base del diagnóstico de leucoplasia del cuello de la vejiga y la información anamnésica bien formada con los resultados obtenidos en el contexto de un estudio objetivo, de laboratorio e instrumental.

La sintomatología de la leucoplasia, como ya se señaló, es muy similar a las manifestaciones de la cistitis; por lo tanto, al interrogar al paciente, el médico está obligado a aclarar si los antibióticos se trataron previamente y si fueron eficaces. En ese caso, si la terapia antibacteriana adecuada no produce un resultado, puede pensar en la presencia de leucoplasia en el paciente. Las mujeres deben someterse a un examen ginecológico obligatorio. Durante el examen, los médicos toman los frotis necesarios. Un examen de laboratorio directo incluye las siguientes técnicas de diagnóstico:

  • Exámenes de sangre y orina.
  • Realizar el cultivo de orina en el sustrato nutriente con la identificación del patógeno, su sensibilidad a varios antibióticos.
  • En el marco del serodiagnóstico, se determina el ADN del patógeno.
  • Examen ecográfico del aparato urinario.
  • Realización de imágenes computacionales y de resonancia magnética, si es necesario.
  • La cistoscopia, que es la base del diagnóstico. Este procedimiento permite la visualización de focos del epitelio alterado. Gracias a ello, se determina la localización y la escala del proceso patológico, y se toma una biopsia para estudios histológicos adicionales.

¿Cuál es el tratamiento de la leucoplasia vesical?

Principios de tratamiento

La leucoplasia en la proyección del triángulo Lietho se considera la norma, por lo que en este caso no se requiere tratamiento. Este triángulo suele estar limitado a algunas estructuras, por ejemplo, la esquina inferior está representada por la abertura de la uretra. Los ángulos laterales de los uréteres salen.

Cuando un especialista observa la transformación celular en esta área, no representa ningún peligro para la salud del paciente, ya que su desarrollo se debe a los efectos del estrógeno. Tales pacientes solo necesitan una observación dinámica, que debe llevarse a cabo anualmente. El tratamiento directo de la leucoplasia vesical incluye principios generales de terapia junto con medidas conservadoras y operativas.

Recomendaciones generales

Se recomienda a todos los pacientes a los que se les haya diagnosticado esta enfermedad que sigan una dieta. La esencia de tal dieta es excluir los productos que pueden irritar el epitelio del órgano urinario. La comida para estos pacientes debe servirse en dobles o hervidas. Juega el papel y la frecuencia de recepción. Por ejemplo, los alimentos deben tomarse con frecuencia, pero en pequeñas porciones, lo que contribuirá a su mejor absorción. Además, es necesario aumentar el consumo de frutas, junto con vegetales verdes, productos lácteos, variedades de carne y pescado bajos en grasa.

Está estrictamente prohibido usar platos que contengan especias con especias y una gran cantidad de sal. El alcohol también debe ser excluido, así como el café. Se otorga una función especial a la ingesta adecuada de líquidos, lo que ayudará a acelerar la excreción de varios agentes infecciosos de la vejiga. El hecho es que si una persona se restringe a sí misma en el agua, se crean condiciones favorables para la reproducción de microbios patógenos. Morsy de lingonberry con compotas, varios tés de hierbas, agua mineral y similares deben estar presentes.

Realización de tratamiento conservador.

El enfoque del tratamiento de los pacientes debe ser siempre individual y combinado. Mucho depende de la duración de la enfermedad y su abandono.

Para eliminar microorganismos patógenos, a los pacientes con esta enfermedad se les prescriben agentes con actividad antimicrobiana y antibacteriana. Se utilizan medicamentos antivirales, entre otras cosas. La terapia se realiza con cursos prolongados, a veces hasta tres meses. La cuestión inmediata de detener dicho tratamiento se establece sobre la base de los resultados de varios estudios bacteriológicos. En el caso de que, al finalizar la siembra, no se pueda determinar la microflora patógena, el tratamiento realizado se considerará adecuado y exitoso.

En la lucha contra los componentes inflamatorios de la enfermedad, se usan medicamentos antiinflamatorios, que se usan en píldoras o en formas inyectables. Para mejorar el proceso trófico y regenerativo, a los pacientes se les prescribe la instilación terapéutica, es decir, los medicamentos necesarios se inyectan a través de la uretra en el lumen de la vejiga. Ayuda a acelerar la curación del órgano y eliminar el proceso inflamatorio.

El uso de varios remedios populares en el tratamiento de la leucoplasia de este órgano es de importancia secundaria. Las hierbas seleccionadas adecuadamente con sus componentes tienen un efecto beneficioso sobre el trabajo del cuerpo, normalizando la micción y acelerando la recuperación. Para estos fines, las infusiones se preparan a partir de hipérico, caléndula, ginseng, granos de avena y otros componentes.

Los métodos fisioterapéuticos de tratamiento se envían para su corrección y, además, para la restauración del proceso trófico, así como para la prevención del crecimiento de cicatrices y las adherencias. En relación con el paciente, las sesiones de terapia magnética se realizan junto con la electroforesis con componentes hormonales, microondas, etc. Además, se quema la leucoplasia láser de vejiga.

Tratamiento quirurgico

Las indicaciones para la extirpación de la leucoplasia de la vejiga son:

  • La presencia de violaciones de la actividad contráctil de la vejiga, que es causada por un proceso inflamatorio de larga duración.
  • Según los resultados de los estudios histológicos, hay síntomas morfológicos de leucoplasia de la tercera etapa, o se encuentra atipia celular, que amenaza la reencarnación del cáncer.
  • El paciente está atormentado por un síndrome de dolor fuerte que es difícil de tratar con analgésicos.

Se recurrió a la intervención quirúrgica en los casos en que la terapia conservadora fue ineficaz. Los siguientes métodos de cirugía se utilizan para la leucoplasia vesical:

  • Resección transuretral del órgano. Con la ayuda de un bucle, se eliminan las áreas lesionadas de la mucosa. El cistoscopio se introduce en la vejiga a través de la uretra, lo que permite preservar la integridad de sus paredes.
  • Coagulación con láser. Durante esta operación, es posible eliminar la capa mucosa solamente, sin dañar la capa muscular. Los tejidos sanos prácticamente no se ven afectados, lo cual es una ventaja indudable del método. El período de recuperación es bastante corto y no toma más de un mes.
  • Ablación con láser Durante la manipulación, el médico actúa con precisión sobre las células afectadas sin afectar las áreas sanas. Durante el procedimiento, la probabilidad de infección y sangrado es casi nula.
  • Vaporización.

Las revisiones de la leucoplasia vesical sugieren que la enfermedad es una patología muy grave que no debe ignorarse y debe diferenciarse de la cistitis. Si experimenta los síntomas más leves de leucoplasia, debe consultar a un médico.

¿Qué es la leucoplasia vesical?

La leucoplasia es la degeneración del epitelio de transición hacia la superficie plana con la formación de áreas de queratinización. El concepto de leucoplasia es patológico. Esto significa que los cambios en el epitelio están determinados únicamente por los resultados de una biopsia.

Esta patología se encuentra en muchos órganos que están revestidos por epitelio de transición. La leucoplasia de la vejiga, especialmente su cuello uterino, es una enfermedad grave que sufren las mujeres en edad fértil. La peculiaridad del renacimiento del epitelio en este cuerpo da un dolor pronunciado, que afecta la calidad de vida. El hecho es que el epitelio modificado del tracto urinario se vuelve sensible a la acción agresiva del ácido úrico.

Por la naturaleza del flujo de leucoplasia, la vejiga es un proceso inflamatorio crónico, que pasa por tres etapas:

  • modulación escamosa: transformación de un epitelio de transición de una sola capa en un epitelio plano de múltiples capas sin cambiar la estructura celular,
  • metaplasia escamosa: el proceso de cambio de células (apoptosis) en un epitelio ya plano,
  • Metaplasia escamosa con queratinización, es decir, con la formación de placas.

A diferencia de un proceso inflamatorio simple, la leucoplasia desarrolla procesos escleróticos en la pared de la vejiga, lo que conduce gradualmente a una violación de la función contráctil del órgano y la incontinencia urinaria.

Causas

Las razones del cambio en la estructura del epitelio de la vejiga no están definidas con precisión. La mayoría de los investigadores se inclinan a concluir que los antecedentes para el desarrollo de la transformación epitelial son los defectos en su inserción en la etapa embrionaria. Esto confirma el hecho de que la mayoría de las veces la leucoplasia se encuentra en caso de desarrollo anormal del sistema urogenital.

En el futuro, estos trastornos del desarrollo conducen a la metaplasia del epitelio de la vejiga bajo la influencia de varios factores, que incluyen:

  1. Enfermedades endocrinas asociadas con trastornos del sistema hipotálamo-hipófisis-ovarios. La mayor producción de estrógenos estimula el proceso de metaplasia epitelial. La causa de los trastornos endocrinos también puede ser la ingesta incontrolada y prolongada de anticonceptivos orales.
  2. Enfermedades inflamatorias de la vejiga y órganos adyacentes. En primer lugar, la metaplasia del epitelio de la vejiga causa cistitis crónica. Las piedras, las lesiones y los cuerpos extraños también son compatibles con la inflamación crónica y contribuyen a la metaplasia.
  3. Focos crónicos de inflamación en órganos distantes (por ejemplo, amigdalitis y caries).
  4. Беспорядочная половая жизнь, способствующая обильному обсеменению разными штаммами патогенных бактерий.
  5. Estrés a largo plazo, inmunidad reducida.

El factor infeccioso es crucial para el desarrollo de la transformación del epitelio urinario.

Un epitelio de transición que funciona normalmente de la vejiga produce mucopolisacáridos que evitan que las bacterias se adhieran (adhesión) y también protegen la superficie de los efectos dañinos del ácido úrico.

Cuando se cambia la estructura del epitelio, y adquiere una forma plana, pierde sus propiedades protectoras. Esto contribuye a la penetración de bacterias y al desarrollo de un proceso inflamatorio persistente. Se crea un círculo vicioso: la cistitis conduce a la leucoplasia, que de nuevo apoya la inflamación de la vejiga.

Las características anatómicas de la uretra en las mujeres causan un desarrollo más frecuente de la enfermedad en comparación con los hombres. El efecto dañino de las bacterias y los virus se debe a la transformación de la estructura del ADN en las células epiteliales.

La principal vía de entrada de bacterias patógenas es ascendente, es decir, desde los órganos genitales. En este caso, la causa de la degeneración epitelial son:

  • Trichomonas,
  • gonococos
  • clamidia
  • Herpes virus y papiloma.

Los hematógenos y linfógenos (a través de la sangre y la linfa) se diagnostican más raramente a través de otros focos, como el intestino, el útero y sus apéndices, los riñones y las amígdalas. En tales casos, la causa de la leucoplasia es:

  • estafilococo
  • estreptococos
  • E. coli y otra flora bacteriana inespecífica.

Los expertos creen que la metaplasia del epitelio sin queratinización en el área de transición de la vejiga al cuello, en el llamado triángulo de Lietho, como una variante de la norma. Esta transformación celular ocurre en respuesta a la acción del estrógeno. Si esta variante de metaplasia no causa queratinización del epitelio y no presenta síntomas clínicos, dicha transformación no se trata, sino que simplemente debe observarse.

Síntomas y signos de la enfermedad.

Los síntomas de la enfermedad dependen de la forma de la manifestación de la patología. La leucoplasia puede ser:

  • plano
  • verrugosa - con áreas pronunciadas de queratinización),
  • Erosivo - con múltiples sitios de lesiones ulcerativas.

La forma plana de la leucoplasia puede ser asintomática durante mucho tiempo, mientras que las verrugas y las ulcerativas tienen manifestaciones clínicas pronunciadas. El daño al cuello de la vejiga da los síntomas clínicos más pronunciados.

Las manifestaciones clínicas de la leucoplasia son similares a los síntomas de la cistitis crónica y la uretritis:

  • dolores en la región púbica, que se irradian hacia la espalda,
  • micción frecuente y falsa,
  • dolor y ardor al orinar,
  • sensación de vaciamiento incompleto de la vejiga,
  • sedimento escamoso y sangre en la orina (hematuria),
  • Dolor o incomodidad durante el coito.

La presencia de impurezas patológicas en la orina no es un signo obligatorio de leucoplasia. En estos casos, los pacientes pueden experimentar dolor y problemas para orinar durante mucho tiempo, pasando la orina repetidamente para pruebas sin resultados especiales. A veces se les diagnostica una vejiga hiperactiva y se les da sedación.

Diagnósticos

El diagnóstico se realiza solo después de un examen completo, incluida la confirmación histológica de la metaplasia epitelial de la vejiga. Se aplican las siguientes medidas diagnósticas:

  1. Recoge una historia completa. Se tienen en cuenta la frecuencia de los ataques, la conexión con enfermedades inflamatorias de los órganos genitales y otros, la presencia de otros factores predisponentes.
  2. Examen y examen vaginal, que permite determinar la patología ginecológica y la sensibilidad de las paredes de la vejiga.
  3. Pruebas de sangre, orina y frotis vaginal: determinación de cambios inflamatorios.
  4. Análisis bioquímicos de sangre: determinación del nivel de urea y creatinina: indicadores de la función renal.
  5. Estudios específicos sobre enfermedades de transmisión sexual: PCR (reacción en cadena de la polimerasa) y ELISA (ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas).
  6. Cultivos de orina y contenidos vaginales para determinar la sensibilidad de la microflora a los antibióticos.
  7. Ecografía de los órganos pélvicos y riñones.
  8. Examen urodinámico: se realiza con quejas de vaciado incompleto de la vejiga. Incluye cistometría y uroflujometría. En este estudio, se determina el tono vesical, su actividad contráctil.
  9. La endoscopia de vejiga (cistoscopia) con una biopsia de pellizco es el método más confiable para diagnosticar una enfermedad. En este estudio, se especifican la localización y el tamaño de las lesiones leucoplásicas, la forma de la enfermedad y el estado de los tejidos circundantes. Con base en estos datos, se determina un plan de tratamiento para la enfermedad. Dependiendo de la forma de la patología en la cistoscopia, las áreas de la leucoplasia se ven como una placa parcheada, blanquecina, placas amarillentas con bordes irregulares o erosión.

El diagnóstico final se realiza después de obtener los resultados de la biopsia, en presencia de cambios metaplásicos en el epitelio característico de la leucoplasia.

El diagnóstico diferencial de la leucoplasia se realiza con las siguientes enfermedades:

  • Cistitis crónica. Los síntomas son similares a la leucoplasia. Distinguir la enfermedad solo es posible con el examen instrumental (cistoscopia con biopsia). En la cistitis crónica, la mucosa de la vejiga está inflamada, sin parches de epitelio alterado que parecen manchas blanquecinas.
  • Cáncer de vejiga Los síntomas son similares a los de la leucoplasia, o la enfermedad es asintomática (en las etapas iniciales). Con la cistoscopia, se determinan úlceras u otras áreas de epitelio alterado. De acuerdo con los resultados de la biopsia, se detectan células epiteliales atípicas (cáncer) en estos focos.

Confirmar de forma fiable que el diagnóstico solo es posible después de un examen endoscópico, seguido de una biopsia.

Dependiendo del grado de prevalencia del proceso patológico, se utiliza tratamiento conservador y quirúrgico.

Conservador

La terapia de la enfermedad es compleja y tiene como objetivo eliminar las causas de la enfermedad. Para ello, aplicar:

    Antibióticos teniendo en cuenta la sensibilidad de la microflora. Los cursos a largo plazo de terapia con antibióticos (hasta tres meses) se prescriben utilizando varias combinaciones de medicamentos. El tratamiento se lleva a cabo hasta la eliminación completa del patógeno y se detiene después de un triple resultado negativo del cultivo de orina bacteriano. Medicamentos recetados con máxima actividad antimicrobiana y efectos secundarios mínimos:

    ¿Qué significa esta enfermedad?

    Con el desarrollo de la leucoplasia en los seres humanos, el cuerpo comienza a reemplazar las células epiteliales de transición con células planas. Este epitelio ya no puede proteger contra componentes dañinos contenidos en la orina.

    La enfermedad cae con mayor frecuencia en la mitad femenina que en el masculino. Esto se debe a la fisiología de la estructura del canal, donde la vejiga es más susceptible a la infección.

    Código ICD-10

    El acrónimo ICD en la traducción significa la clasificación internacional de la enfermedad. ¿Dónde significa el código ICD-10? N32 la leucoplasia vesical sugiere una posible transición a tumores malignos, la oncología.

    Afortunadamente, esta transición es muy rara. Pero esta es una razón importante para hacer una visita al médico-oncólogo y, según su recomendación, pasar las pruebas necesarias para evitar la tendencia de la enfermedad a pasar a la oncología.

    No solo los médicos recurren a la ayuda del clasificador, sino que los pacientes también pueden encontrar información completa sobre su historial médico. Para conocer el resultado, a menudo recetan una biopsia. Si se confirma que existe un epitelio escamoso, entonces se puede diagnosticar con precisión la aparición de la enfermedad.

    La enfermedad se está desarrollando rápidamente y está progresando, ya está registrada para recibir tratamiento adicional, aunque sería suficiente someterse a un examen y prevención en ese momento.

    ¿Cómo se produce la enfermedad?

    La infección no solo es la llamada vía ascendente, sino que también puede ser causada por virus, por lo que es muy importante tener un contacto protegido si no está seguro de su pareja sexual. Incluso la E. coli puede ser el agente causal de la infección en el cuerpo, por lo que es importante controlar las señales del cuerpo y no ignorar su manifestación.

    Hay muchos factores que vale la pena prestar mucha atención para protegerse de esta enfermedad. Preste atención al dispositivo intrauterino: si se excede el período de uso, también está lleno de infecciones. Las enfermedades endocrinas, la hipotermia, el estrés, todo esto socava en gran medida la resistencia del cuerpo.

    ¿Cómo entender los síntomas y distinguirlos de otras enfermedades?

    La enfermedad hace que una persona se queje de dolor pélvico y dificultad para orinar. Para algunos, el dolor es más doloroso, para otros, el dolor intenso y agudo. Todo depende de la estructura fisiológica del cuerpo. La enfermedad causa dolores cortantes al orinar, pero más a menudo el dolor es constante y ardiente.

    Si la exacerbación ya se ha producido, es probable que la micción sea más frecuente de lo habitual, el estado general de la persona empeora notablemente. En ningún caso no puede tratarse de forma independiente, ya que puede confundirse con síntomas que se parecen al dolor en la cistitis, porque los síntomas son similares y, por lo tanto, agravan su situación. Durante el diagnóstico realizado se acelerará la recuperación.

    Complicaciones

    Durante la inflamación en el cuerpo, la elasticidad natural de la pared se pierde, y luego la vejiga pierde su función directa. Debido a esto, la micción incontrolada puede ser especialmente incómoda cuando ocurre en lugares públicos.

    Como resultado, puede desarrollarse una insuficiencia renal, que conduce a la muerte. En sí misma, la enfermedad es un precursor no oficial del cáncer, por lo que es tan importante durante el tratamiento y para prevenirla.

    Los pacientes recomendaron una dieta que minimice la irritación de la mucosa. Es recomendable excluir los platos fritos del menú y dar preferencia al método de cocción hervido. Es recomendable comer verduras y frutas crudas, productos lácteos y carne magra. No se recomiendan los platos picantes y salados, así como las especias. Asegúrese de usar suficientes líquidos durante el día, puede beber una decocción de hierbas compradas en la farmacia.

    Loading...